sábado, junio 30, 2007


Seguro que no merece la pena dejar la puerta entre abierta; las ráfagas siempre pegan portazo en el momento menos oportuno. Si no se pueden controlar los elementos habrá que controlarse a uno mismo. Autocontrol.

5 comentarios:

Casshern25 dijo...

Exacto, solo somos dueño de nuestros actos y... de nuestros silencios.

Daniel Mercado dijo...

¿Habrá necesidad de controlar algo?, me pregunto, pues he renunciado a poder hacerlo.

ines dijo...

estoy totalmente en contra del autocontrol! de verdad me desquicia! acaso somos menos consecuentes con nosotros mismos cuando nos dejamos arrastrar por nuestros impulsos o sentimientos?
el autocontrol solo nos conduce a una vida de autolimitaciones

Frozen dijo...

Cuando uno desea controlarse es que no desea desatarse.

Siempre he pensado que es mejor desatarse.

Claro que yo nunca lo hago.

Iréz dijo...

Siempre hay que tener en meten el equilibrio es imposible. Tan sólo halla ese equilibrio en tí, y que es lo mejor que sienta y lo mejor que te ocurre.