lunes, julio 14, 2008

Por fin lo tenía de frente, intentaba llegar hasta mi, soltando carcajadas de espuma, rompiendose en mis pies.
Me he enamorado del mar, soy así de idiota, como todos los idiotas que se enamoran de idiotas, pero yo he tenido la suerte de enamorarme de un elemento, y ya se sabe que ellos nos dan la vida. Me ha devuelto la vida.

2 comentarios:

condevolney dijo...

Si te has enemorado del mar, no eres idiota, si no que has entendido que el observador y lo observado son la misma cosa "Energia" y todos somos el mar.
Hola nubecilla Löla, como ave Fenix he resurgido en mi Alma Farolera...... te espero.

Réckiem dijo...

Enamorarse del mar es quizás un gran esfuerzo del alma al entender lo hermoso que es.
Yo también me enamoré de él hace mucho tiempo.