martes, septiembre 19, 2006


Aquella foto abandonada en la esquina del cajón me trajo recuerdos de hace ya, lunas pasadas. Mi cabeza echó hacia atrás y recordé olores, lugares y sonidos de épocas pasadas. De veranos que inundaron mi vida. ¿Hemos dejado que nos devore el olvido? Y entonces el teléfono me devuelve tu voz.

1 comentario:

Irez dijo...

El telefono es como el tiempo, es un chivato cabrón.