jueves, septiembre 14, 2006


Y aquello que no viví se hizo tan grande que se convirtió en la principal ilusión que conducía mi vida. Allí estaba, inexistente, pero provocándome muchas más emociones que las de la vida real.
No podemos detener nuestros sueños, aparecen en nuestra cabeza y nos provocan sensaciones placenteras.
En ocasiones cuenta más aquello que no hemos vivido que lo que hemos experimentado.

5 comentarios:

Irez dijo...

Lo que mas echamos de menos son cosas que nunca vivimos, y nunca tuvimos. Son echos del destino. Pero los sueños nos hacen camniar, y derribar muros creados por enemigos...eso es nuestra vida.

Sigue asi bailarina:)

PD:yo tengo una foto de unos amigos y yo frente a un espejo que mola mil..ya te la pasare;)

Casshern25 dijo...

al fin y al cabo la vida es una ilusión... eso si, un poco distorsionada la hijaputa.

pcbcarp dijo...

A veces nos definen más las cosas que no hemos hecho, que las que hemos hecho (o las cosas que no nos han pasado que las que nos han pasado, no seamos vanidosos)

la h.f.v.atípica dijo...

Sigue soñando.
Sueña mucho, mucho casi casi hasta que ya no llueva más...

Frozen dijo...

Todo es maravilloso hasta que lo pruebas... es triste.