martes, noviembre 04, 2008

Y decirte por ejemplo, lo rara que me parece la vida que llevabamos apenas dos años, lo vacío que era el mundo sin poder experimentar mis teorías, lo seca que era la lluvia sin pisar los charcos contigo.
Yo seré la impar verdadera, pero tú eres el que haces que eso no me importe.

1 comentario:

condevolney dijo...

Curiosa y sorprendente holokinetica, ayer leía la desgracia de ser impar y vas y te defines como verdadera impar.

Como desvelaste en Alma Farolera: “A mí el amor me deslumbra, me vuelve ciega y siempre me salgo del camino. Supongo que algún día, aunque sea a tientas daré por azar con el camino.” Creo que has encontrado el camino compañera, en hora buena.

Castos besos condevolnyanos.
PD:http://talantetalento.blogspot.com/2006/11/la-desgracia-de-ser-un-impar.html