domingo, agosto 13, 2006


Y en este último salto no sentí el hormigueo en la tripa. El abismo me aterrorizó, y jamás me había ocurrido. Entonces noté que ya no me agarrabas como antes, apenas notaba la punta de tus dedos junto a los míos. ¿Pretendías soltarme? Intuí que alguien te agarraba la otra mano, demasiado fuerte; y no pude parar el golpe contra el suelo.

2 comentarios:

pcbcarp dijo...

Nunca ha sido recomendable que el otro extremo de la cuerda lo asegure alguien con quien fornicas. De verdad.

Anónimo dijo...

You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it »